Ni tu voz

tiempo.jpg

Te esperare allá
donde no hay nada,
han pasado varias estaciones
y ninguna te devuelve
nada regresa
ni el eco de tu voz
ni tu sonrisa,
no hay retorno
no te tengo, no te sueño,
mas he de esperarte
con un dejo de reproche
en mi rostro desmoronado
por el tiempo…

© Silvia García Sandoval

Obsesión

obsesio´n

Desquicias mi cordura
torciendo emociones y caminos
destinos encontrados
sin aviso,
eres mi locura
mi delirio
te quiero solo mío,
aborrezco lo que de mi
te aleja
en mi egoísmo
no amo lo que amas,
no distraigas tu atención
de las líneas de mi cuerpo
y llega hasta mi boca
que te extraña obsesionada,
sometido entre mis gestos
y palabras
enlazado en mis miradas
¡eres mío!
tu cuerpo herido
con mi aliento
lo redimo
acallando tus dolores
alejando tus suplicios,
desencadenas mis virtudes
encendiendo mis temores
preso en la cárcel de mi mente
¡vive, en mi cautiverio!
no te comparto
no existen culpas
solo detengo en instantes
este amor paranoico,
maniático, eterno,
que no tiene juicio ni sosiego

© Silvia García Sandoval

Tus noches son mis días

tus noches

En mis tardes
caen tus noches
diamantadas, solas,
y yo sigilosa
retrocedo inconsolable
las avecillas tristes
decían que ahí estarías
con tu puro encendido
y tu boina marrón
mis sueños no llegan
están en el tiempo,
distancia que arrastras
mi vida y la suya
velo nocturno
lo cubres,
y quedo sola
con luz atardecida
mientras a él
ya le cobija la luna
la lejanía es seda hiriente
se abre, crece, te hurta
entre gritos mudos
y ruidos sordos,
soy hoja de otoño
que se agita sin parar
gota inmensa
de lágrima de sal

© Silvia García Sandoval

Pensar en ti

Pensar en ti, es tristeza, me gusta la música que nubla mis días y humedece mis ojos, buscar tu imagen en la nada y que te esfumes de mis brazos es mi pan de cada día, suspiros se pierden en mi pecho, no llegas a mis besos, no duermes en mi lecho, eres la nostalgia más insana, que canción eres ahora? que sueño te adormece y te arrastra aun mas lejos? pensar en ti es pisar el vacío, y ser polvo, y ser nada…

© Silvia García Sandoval

Sintiendo

sintiendo

Empieza a sentir
toca mi cuerpo tibio, delicado,
amante del sol
sube poco a poco
me encantan tus besos
tus labios nocturnos,
te ofrezco en las gotas de lluvia
el aroma de mis rosas
el sabor a robado romero,
a olas de mar bravío,
toca y acaricia ese espacio
que clama por ser amado,
arde conmigo
como un domingo en verano
haz derroche de tus encantos
varoniles, y abriga mi desnudes
que quiere aprender
en la tuya las artes amorosas,
y en tus manos ávidas
vivir la dicha de dos que
se aman,
dos que se estrenan
en cada luna llena
en cada eclipse
y día a día
se conocen y se eligen
aprisióname en tus manos
y en tu grácil boca
dejar mis besos, ¡solo tuyos!
dejar el alma
en la montaña de tu ser,
templo, de este amor desmedido.

© Silvia García Sandoval

Quisiera

Quisiera conocer el tono de tu piel mientras miro las estrellas,
y la luna
tranquilamente se desnuda,
esperando la noche
mientras llega el verano
que acompaña amores y despedidas mientras el sol hace de las suyas,
quiero tocarte y cerrar los ojos
mientras dura el color de las flores fuerte, intenso, provocativo,
cuando el sol bese al mar,
seremos, existiremos, navegaremos,
mientras tú,
tú que piensas?
te has escondido de mis manos y mi vida,
inspiras mis dolores más añejos
llantos como ríos que ya no quieren correr,
¿amar con dolor?
¿nos gusta la sal en las heridas?
me has soltado y dejas de lado mi vida,
mientras, todo termina y vuelve a empezar…

© Silvia García Sandoval

Bajo el álamo

uhuj.jpg

Aquel, que escuchara mis penas
y quebrantos
el, con su rica sombra
y sutil aroma
esa tarde despejó mi mente,
desató suavemente
con su abrazar pausado
mis iras y corajes enraizados
en un corazón contrito,
me guarecí bajo sus brazos
buscando protección y alivio,
de una quebrada rama
es fácil hacer leña,
pero con la magia
que irradia mi propia vida dolida
cual ave desplumada,
recuperé mi vuelo
lento, tímido
pero insistente,
único, mío,
sólo mío…

© Silvia García Sandoval

Siempre te busqué

siempretame

En el negro de la noche
en lo oscuro de una cueva
donde no germinaran rosas
en el rincón de una puerta
y que solo la luz
de un cometa
lastimara nuestros ojos,
te he buscado
en el negro manto del cielo
en mis labios secos,
y en mis manos apretadas
te busque en un alma buena,
noble, inquieta
nunca te encontré
ya no te busco
te perdí aquel día
en que te fuiste de ti
abandonando senderos
que la locura trazara,
¡el amor es, o no es!
y solo quedó el legado
del adiós, en cada amanecer…

© Silvia García Sandoval

De amarillos y terráqueos

amterra

Se colman los campos,
nostálgicos destellos de luces
me devuelven tu ausencia
triste el valle y sus colinas
aprisionan mi pecho acongojado,
calor que hace sudar mi cuerpo frío,
confundiendo mi tibio pensamiento,
las granadas caen de sus ramas

con sus gotitas dulces y rojas
antojando a mis insípidos labios,
tarde salpicada de sol,
¡nada cambia!
todo en mi tiembla
todo en mi expira
soy triste tarde,
de apolilladas cicatrices…

© Silvia García Sandoval

Cantan

18582053_1542675419077857_364722437676072152_n

Que romántica tarde noche,
la hace muy agradable
el canto de las chicharras
pues huele a campo, a pueblo
a noviazgo en el portal,
a ilusión fantasmal
y los grillos,
y mis niños, ya dormidos
con su carita de paz
dejando regadas
sus travesuras,
cantos campiranos
melancólicos,
grillos y chicharras
añoranzas de reuniones
familiares
de abuelos y meriendas
épocas van y vienen
y este sentir prevalece
casi se cierran mis ojos
el cansancio los vencerá
¡hasta mañana, lindos sueños!
yo sé, que más de uno
tiene su grillo y su chicharra
que canta a sus recuerdos
con entrañable nostalgia…

© Silvia García Sandoval