Señora sin sombra

señora

Soy de una inocencia que
lastima
tengo labios dulces
y un vientre
que baila
al compás de tus dedos
soy dama de fuego
que se esconde
en el mar
de ojos oscuros
de extraño mirar
¡soy mujer!
el cuerpo que se arquea
cuando reconoce el tuyo
la loba gatuna
de fuertes aullidos
la loca indefensa
de tímidos cantos
señora sin sombra
que seca tu llanto
¡esa soy yo!
no hay maña, solo encanto
es tu pecho mi refugio
en tu cansancio
las ganas
y en las noches de amor
tormento dichoso
que duele, que mata…

© Silvia García Sandoval

Anuncios

Hojas caídas

guardas.jpg

Amor otoñal
ese es el nuestro
el que brota
de nuestras pieles
maduras, sabor a canela
somos lienzos
donde otras bocas
pintaron cínicas verdades
y amorosas traiciones
nos poseyeron a tientas
a manos llenas,
amor de antaño
siempre bello, siniestro,
amor de caídas hojas
que nadie mira ni cuida
ojos de parpadear macabro
que bebieron nuestra imagen
y deshojaron las virtudes
que al nacer con ellas
eran de Dios, eran divinas
mancillando de besos
y saliva nuestras almas
aromas insoportables
invaden los rincones
mientras mis manos
arañan recuerdos
de grandes ojos
de gato, oscuros
como la noche
vivaces, adúlteros
desafiando mi mirada
llena de dicha perdida
de fe quebrantada
así es nuestro amor
de grandes palacios
de pálidos soles…

© Silvia García Sandoval

Buen amigo

En unos años
iré de la mano con el tiempo
ese viento que pasa por mi lado
solo por Dios permitido
le contaré del pasado
reiré, suspiraré
ya todo habrá terminado
marchitas las flores
caerán de mis manos
con vestigios del ayer
que piadoso y tirano
recorre y anida
en cuerpos y mentes
sustrayendo la vida,
irás a mi lado
queriendo no escape
no temas, no he de irme
descubriré misterios
que a nadie interesan
guardaré en mi bolso
mis años, mi sangre
mis ojos caídos
mi nombre que olvido
mis huesos roídos,
iré de tu mano
conozco el camino
no hay final
ni palabras
solo se que estás,
en ningún lugar
detienes tu andar,
eres así…errante amigo,
amante viajero…

© Silvia García Sandoval

No duermas…

noduermas

No duermas
despabila tus sueños
y escápate conmigo
no cierres tus ojos
que aún no bajan
los telones
de la obra
hay escenas ricas
en detalles y promesas
danzarinas,
besos de ensueño
escondidos
en las estelas
del viento
a veces huye, despavorido
se escucha a lo lejos
su áspero quejido
no duermas
no quiero seguir sola
el camino es largo
y no es seguro
me falta tu mano
tu voz, tu sonrisa
aquella que es mi sol
y mi alegría,
sube conmigo
a la mas alta colina
que tus horas de sueño
sean instantes
y mi tiempo tu destino
no duermas todavía
aun hay sol en el camino…

© Silvia García Sandoval

Bohemia

21268800_1652583108087087_1381097647_n.jpg

Tarde de olor a tabaco
a vino, a soledad
mi pequeña habitación
tiene tu aroma
mi piel extraña la tuya
aunque no te lo diga,
hay otro cuerpo a mi lado
se ve, lo siento
toco un corazón
también perdido
y beso una boca fría
que vive por otros besos
y en el día a día
jugamos al amor
a hacernos compañía,
¡mas estamos solos!
la luna sale para todos
en noches de bohemia
y de tristeza,
de canciones lastimeras,
de palabras sueltas,
libres,
salpicadas de sarcasmo
y sonrisas de dulce
amargo
hace frío afuera
aquí el influjo
del alcohol nos calienta
la sangre
rondan ironías y aventuras
que al evocarlas
nos humedecen los ojos
al ver tan lejano
el antaño y tan cerca
ya de la muerte
te abrazo,
como a mi único amor
tu presencia
es toda mi compañía
y mi adiós
es todo lo que te queda…

© Silvia García Sandoval

Ella

ella

Mírate en mis ojos
quietos, ciegos
sonrisa perdida
de rictus amargo
en noches sin luna
de pájaros azules
observando sigilosos,
su amor es eterno
posesivo, sana
y lastima
ilógica, y congruente
efímera como suspiro
destila agua salada
que no alivia la sed
es alma abierta
pudorosa, no casta
ardiente, cohibida
se cierra, crece,
así ama ella
huye se entrega
protege, abandona
es flor, espina,
ama y olvida…

© Silvia García Sandoval

¡Y no me basta!

20915993_1637489976263067_385302510_n

No bastan tres, cinco letras
no me conforma nada,
el amor exige,
mi pensamiento
al dormir es de esperanza
que nuevamente se esfuma
al visitarme la noche,
mis días no existen
no sé de placeres
sé de historias
y mozalbetes, de risas
salpicadas de llanto,
de escondites
y cuentos malos
de mis ardientes flores
agonizantes
sé de miradas
que se empañan
al evocar recuerdos,
de ojos que me miran
fríos y obscenos
sé más de ti,
y es muy poco
cubres mi corazón
¡y no me basta!
son solo sueños
soy obcecada
¡te amo!
¡y este amor, no me basta!

© Silvia García Sandoval.

Todo ha cambiado

Olvidos añejos
viven con ella
gotas de fuego
salieron de su alma
inertes sus manos
ya no dibujaron
aquellos desnudos
de tela y desvelos
de noches de vino
y presencias de paso
de vida ligera
en lechos ajenos,
prohibidas palabras
guardaron sus labios
caricias insanas
se le apretaron
mejillas tersas
ajadas del tiempo
aliento pausado
sus flores se secan,
duele su ausencia
no crecen geranios,
rosas, ni azaleas
la nieve las quema
¡todo ha cambiado!

© Silvia García Sandoval

Dedos Aterciopelados

Penetra en la mente
esa imagen desnuda…
sinuosas curvas
donde la mirada se zambulle,
ojos se incendian
la fantasía oxigena el pensamiento
besar la piel tuya
se vuelve imperioso deseo.

¡Bocas sedientas tiemblan!

Al ritmo de tus besos
mi amanecer palpita
seductores luceros
me cubren poro a poro
mi boca hambrienta
goza de la tuya
dócil vuelvo a ti
en vencidas ganas

¡ Labios piden ser besados !

Instrumentos musicales son las manos
directores de orquesta pacientes
en la andadura tierna e impetuosa
de escalofríos y mágicas caricias…
… como pétalos danzantes
dedos aterciopelados descienden y rozan
húmedos y calientes vuelven a subir
placeres sobre labios ponen…

Y a tu respiración abrirme
cual rojo clavel jadeante
entre gemir de violines
llevar a mi boca tu fuego
muriendo en la cadencia
de tu vientre ardiente
mientras resbala
impetuoso el rocío de tu ser…

Si… te amo y te quiero
otro sueño no conozco
eres mi presente
único amor… único futuro.

Irremediablemente…
¡ también te amo !

© Silvia García Sandoval & Greg D.

Sigues

hapasado.jpg

…Ha pasado el tiempo
Sigues como la nuez recia y madura que no cae del nogal,
Eres fruta mordida que probé con el apetito, y adoración más grande
Que una vez yo conociera,
Aúllo como fiera entre los bosques
Extrañando el calor de tu madriguera,
Respiro olvido por los poros de mi piel
Fuiste el beso que cubrió mi boca
Quitándole fragmentos a la historia…

© Silvia García Sandoval